Los Días de las Fiestas de San Juan ❱

Viernes de Toros. Juerga, toros y tradición

- Es el día más esperpéntico de las Fiestas.
- La tradición de sacrificar los 12 toros convive con la juerga absoluta.

Por Sanjuaneando.com · Soria

16 febrero, 2013 12:03 CET · Fiestas de San Juan comentarios
Viernes de Toros
Si te gusta, comparte
TwitterFacebookWhatsAppTelegramMeneameGoogle+PinterestEmail

Si las Fiestas de San Juan tienen un día peculiar, un tanto esperpéntico, en el que el caos se hace fiesta es el Viernes de Toros. Según marca la tradición, el Viernes de Toros es un día de sacrificio, el día de la muerte del toro, símbolo y eje de los Sanjuanes. Las charangas de cada Cuadrilla pasan por las calles de los barrios dando diana a primera hora de la mañana, la música ya no dejará de sonar en todo el día. Poco a poco , los que duermen despiertan y se preparan para el día de Fiesta. Los que aún no han pasado por casa a dormir acompañan a las Cuadrillas o esperan en los bares que empiecen los toros.

Las doce Cuadrillas suben desde la plaza Mayor con sus charangas, con los carteles de Cuadrilla adornados con el cachirulo y las banderillas que se usarán durante la lidia. La gente se va juntando a las Cuadrillas y peñas en la subida a la plaza de toros. El ambiente allí es espectacular. Las calles de alrededor, el albero, el callejón, las gradas no hay un hueco sin sanjuaneros. Las Cuadrillas y peñas van ocupando sus lugares en la plaza, la policía local va despejando con paciencia a todos los que se apiñan en el ruedo hasta el patio de cuadrilla. A las 10 comienza la corrida, el sacrificio. Antes de nada hay algo que aclarar. La corrida de toros (novillada más bien) es un tanto original, no es una lidia al uso. Pero eso es mejor vivirlo en directo, es algo que no se puede contar.

Viernes de Toros, novilladas fuera de lo normal

A lo largo de la mañana del Viernes de Toros, se matan los seis primeros novillos correspondientes a las Cuadrillas de La Cruz y San Pedro; Santa Catalina; La Mayor; El Rosel y San Blas; Santiago y San Miguel. Antes de salir, a cada novillo se le “coloca” (realmente se le clava) el cachirulo de la Cuadrilla. El cachirulo es una especie de escarapela que sirve de símbolo que identifica a la Cuadrilla. Algunos, intentan cogerlo al poco de salir el novillo a la plaza.

Entre toro y toro, el ruedo se llena de gente con ganas de juerga. En el callejón no cabe un alfiler y el patio de cuadrillas y el interior de la plaza están a rebosar. Los novilleros torean como pueden a los toros, no es tarea fácil, no es una corrida que se ciña a canon. Los alrededores de la plaza, están abarrotados de gente que busca refrescarse un poco del agobio de la plaza de toros o que simplemente pasan del festejo de los toros.

Cuando, por fin, se matan los seis primeros toros, las Cuadrillas realizan un pasacalles hasta la plaza Mayor, desde allí, cada una tomará el camino hacia su local de Cuadrilla.

Es tradicional que los grupos de amigos se reúnan a comer, de hecho, el Viernes de Toros se conoce como el día de los casados. A las 6 empiezan de nuevo los toros y se vuelve a repetir la historia de la mañana, pero esta vez con más gente. Muchos han tenido que trabajar por la mañana y otros llegan a San Juan por la tarde para pasar el fin de semana.

Viernes de Toros

+Fotos del Viernes de Toros

Sabías que

La primera noticia escrita que se tiene de la celebración del Viernes de Toros es de las Ordenanzas de 1540.
Antiguamente, los toros se corrían enmaromados por las calle de las Cuadrillas, cada toro por su barrio. Las sogas medían de 40 a 60 varas de largo.

En 1754 Fernando VI prohibió las corridas de toros. El Ayuntamiento y el Estado del Común solicitan permiso para celebrar el Viernes de Toros como se hacía desde tiempo inmemorial.

Carlos IV, en 1790, prohibió correr los toros por las calles, por lo que las Fiestas perdieron parte de su esencia y quedaron reducidas a la celebración de algún acto religioso.

Las corridas de toros, desde 1574 hasta 1854, se realizaban en la Plaza Mayor. Los toros se guardaban en la pequeña plaza de San Gil a la que se accede por el Arco del Cuerno.

En 1853 se inicia la construcción de la plaza de toros en el solar que ocupó el antiguo priorato de San Benito.

En las Ordenanzas de 1914 el Ayuntamiento pretendió reducir las dos corridas del Viernes a una por la tarde. Por la mañana se celebrarían concursos de gaiteros. Esto no se llevó a cabo por la oposición de las Cuadrillas, manteniendo las corridas de mañana y tarde.

Los vecinos se reunían en la casa del Mayordomo. En esta reunión, los hombres comían y se elegían los oficios de las Fiestas para el año siguiente.

El Viernes de Toros se conoce como el “día de los casados”. Hombres y mujeres comen por separado con los amigos. Esta tradición ya se realizaba en los Sanjuanes de siglos pasados.

En 1953, por los cambios que quiso introducir  Luis López Pando, gobernador civil de Soria, en la celebración de San Juan, se disputó un partido amistoso entre del CD Numancia y el equipo alemán Freiburger. Este partido se celebró a la vez que la novillada de la tarde del Viernes de Toros.

Si te gusta, comparte
TwitterFacebookWhatsAppTelegramMeneameGoogle+PinterestEmail